Six Senses Bhutan

Six Senses Bhutan se encuentra en el asombroso ReinoHimalayo de Bután, tan conocido por la rica diversidad de su flora y su fauna, como por su idiosincrática cultura y la omnipresente espiritualidad. Desde el punto de vista geográfico, Bután se extiende desde las mayores alturas del Himalaya, que sobrepasa los 7 000 metros de altura, hasta las planicies del sur, a solo 300 metros. Al norte se encuentra el Tíbet, mientras que al oeste, el sur y el este se encuentra la India. De norte a sur, los ríos descienden atravesando las pronunciadas pendientes propias de este paisaje, excavando durante años profundos valles y barrancos separados por crestas y puertos de montaña de gran altura. Cada uno de estos valles posee una belleza única, que ofrece la oportunidad de realizar a través del Reino un viaje mágico.

Hay cinco alojamientos, que ofrecen cada uno su propio carácter, ambiente y experiencias. Los Six Senses Lodges, se encuentran en los valles occidental y central de Bután. Dispersos a lo largo de estos valles, que reciben conjuntamente el nombre de Six Senses Bhutan.  Los huéspedes pueden visitar uno de los alojamientos, aunque lo ideal para vivir las mejores experiencias que ofrece Bután, es hospedarse en cada unos de los lodges, asi crear una combinación de los alojamientos ubicados en Timbu, Punakha, Gangtey, Bumthang y Paro. Los alojamientos varían en tamaño e instalaciones, pero siempre respetan los valores de Six Senses, que incluyen spa, bienestar, alimentación saludable, sueño de calidad y un viaje de autodescubrimiento ambientado en la belleza de la espiritualidad, la cultura y la naturaleza de Bután.

TIMBU

A una altitud de 2 350 metros, Timbu se encuentra en un valle escarpado rodeado de boscosas montañas salpicadas de antiguos monasterios y lhakhangs(templos). Hasta hoy, es la única capital del mundo sin semáforos. La ciudad se ha extendido desde el Thimphu Chhu (río Timbu), y tiene su centro en la pintoresca torre del reloj y las calles aledañas con sus tiendas, mercados de frutas y verduras, y variados restaurantes locales. Situado entre hermosos manzanares al norte, y jóvenes pinares al sur, el Thimphu Lodge está estratégicamente ubicado en la ladera del valle, al sur de la ciudad, a una altura de 2 650 metros. La propiedad se ve recompensada con vistas espectaculares al Valle del Timbu y al Buda gigante de 52 m de altura. Esta agradable ubicación le permitirá descansar del bullicio de la capital del Reino, aunque permaneciendo lo suficientemente cerca de ella como para acceder a sus numerosas atracciones con facilidad. A Timbu se le ha denominado “Palace in the Sky”  (El palacio en el cielo) por su excelente diseño, que se refleja en el estanque.

PUNAKHA

El valle de Punakha es el más cálido de los destinos de Six Senses Bhutan. Las temperaturas de verano pueden alcanzar los 32° C. La carretera que lleva a Punakha desde Timbu serpentea y trepa a través de los pinares, cruzando arroyos, cascadas, chörtens (stupas) y banderas de plegaria, subiendo hasta el puerto de montaña de Dochu La, con sus maravillosas vistas, a una altura de 3 116 metros. La carretera desciende poco a poco a lo largo de un trayecto de 90 minutos hasta el valle de Punakha, uno de los valles inferiores de Bután. A una altura de 1 300 metros y con un clima templado, este valle constituye la huerta del país, donde los cultivos crecen durante todo el año y muchos butaneses residen durante los meses más fríos de invierno. A solo 15 minutos en coche al norte del gran dzong de Punakha, por un trayecto que discurre a lo largo del río Mo Chhu, y ubicado a varios cientos de metros sobre el fondo del valle, a una altura de 1 400 metros, se encuentra nuestro alojamiento Punakha Lodge. Cerca del alojamiento, una hermosa caminata matutina los llevará hasta el majestuoso chörten Khamsum Yuelley Namgyel, construido para eliminar las fuerzas negativas y promover la paz, la estabilidad y la armonía en un mundo en constante cambio. El lodge es conocido como La Granja Voladora entre los Arrozales, esta espectacular construcción adquiere un ambiente todavía más rústico gracias al cálido clima que lo rodea.

GANGTEY

Desde Punakha, viajando hacia el este, la carretera atraviesa la aldea de Wangdue Phodrang y, tras pasar profundos barrancos con vertiginosas pendientes, asciende hacia el poco visitado valle de Phobjikha, que alberga el pintoresco asentamiento rural de Gangtey. A una altura de 3 000 metros en las laderas occidentales de las Montañas Negras, el valle glaciar es un área protegida, hogar invernal de las grullas de cuello negro, en peligro de extinción. El pintoresco pueblo es admirado por el monasterio de Gangtey Goemba, del siglo XVI, que incluye una escuela y alojamientos para monjes e instalaciones para la meditación, y aloja la reencarnación mental de Pema Lingpa, uno de los “tertön” o “descubridores de tesoros” (revelaciones) budistas más importantes de la historia.

Conduciendo hacia el sur a través del valle abierto y las granjas tradicionales, los huéspedes podrán alcanzar las laderas del valle occidental en que se encuentra estratégicamente ubicado el alojamiento, ofreciendo una vista de 180 grados sobre el valle y toda su belleza. Por supuesto, uno de los elementos más fascinantes de la
zona son las grullas de cuello negro, y el lodge se encuentra a poca distancia a pie del Centro de visitas de la Real sociedad para la protección de la grulla de cuello negro. Con su singular fachada, el lodge adopta un diseño muy especial y se conoce como el Puente para la observación tradicional de las aves (Traditional Birdwatching Bridge).

BUMTHANG

Bumthang es el alojamiento más oriental de los que integran Six Senses Bhutan, y desde Gangtey los huéspedes disfrutarán de un viaje memorable por la única carretera este-oeste, ingeniosamente excavada en la montaña, con vistas espectaculares de tierras agrícolas, profundos valles y casas precariamente asentadas. El camino hacia Bumthang lleva a las pintorescas montañas de Yotong La, y al valle de Chhume, origen del famoso tejido Yathra de Bután.  Ubicado en un pinar, el lodge ha sido cuidadosamente diseñado, por lo que ha adquirido el nombre de Bosque dentro del bosque (Forest within a Forest). Destaca un diseño exclusivo que permite disfrutar de algo muy especial, diferente del resto de alojamientos.  Hay mucho por descubrir en Bumthang, como el vecino palacio, Wangdichhoeling, hogar del difunto Rey Jigme Wangchuck, y las propicias ruedas de oración que se encuentran junto a él. Más arriba en el valle se encuentra el gran lhakhang de Kurjey, considerado uno de los monumentos más sagrados de Bután, que una vez fue el lugar de descanso deGuru Rimpoche; y el lhakhang de Jambay, sede de los festivales de inicio de invierno que atraen a miles de butaneses en busca de sus bendiciones anuales.

PARO

Limitado por boscosos picos montañosos, el valle de Paro es seguramente uno de los escenarios más pintorescos en el viaje por Six Senses Bhutan. El valle de Paro se encuentra a una altura de 2 250 metros y es una mezcla de pequeños pueblos, edificios históricos, monumentos y maravillosos bancales en los que se cultivan principalmente arroz, cebada y trigo. El río Paro Chhu fluye por el valle, y cerca se encuentra la ciudad de Paro. Establecida en los años 70, es una pintoresca ciudad con una sola calle principal que sintetiza la esencia de la vida provincial butanesa.  Asentado directamente sobre el Museo Nacional de Paro, en unas ruinas del siglo XII,  este lodge disfruta de unas vistas sobre el valle que quedarán grabadas para siempre en su memoria. Para hacer todavía más completo un sitio tan increíble, el alojamiento ha sido diseñado expresamente para aprovechar al máximo su historia y sus increíbles vistas sobre valle. Conocido como Stone Ruins (Ruinas de piedra), el alojamiento de Paro deleita a sus huéspedes con maravillosas experiencias culinarias propias del lugar.  El valle de Paro ofrece varios monasterios y monumentos, pero ninguno tan espectacular como el lhakhang de Taktsang o el Tiger’s Nest. Un monasterio altamente venerado construido
en un escarpado acantilado, a una altura de 2 950 metros, que resulta ampliamente visible desde el fondo del valle de Paro. El valle de Paro también es el punto de partida para muchos de los senderos de Bután, de todos los niveles de dificultad: desde senderos cortos de una hora por el valle, hasta travesías más intensas de un día por senderos de montaña, donde los excursionistas pueden ver cabras montesas, monos langures y, ocasionalmente, leopardos. También se pueden organizar travesías nocturnas.

La visita a Six Senses Butan es sin duda una experiencia única y completa para disfrutar y adentrarse en la rica cultura del lugar.