Parador de Santiago de Compostela y el Camino de Santiago

Santiago de Compostela, la capital de Galicia, un lugar al que cada año acuden millones de personas procedentes de todo el mundo, muchas de ellas tras recorrer el Camino de Santiago, otros mucho para conocer una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad     por la UNESCO gracias a su belleza monumental, extraordinaria conservación y por ser meta de una milenaria ruta de peregrinación.

 

Hablar de la capital de Galicia es hablar del Camino, una milenaria ruta de peregrinación que surgió en el siglo IX y que unió desde entonces este lugar con el resto de Europa. Cada año miles y miles de peregrinos se lanzan, bien a pie, en bicicleta o incluso a caballo, a vivir esta experiencia en la que se mezclan aventura y espiritualidad, y cuya meta final es la Catedral de Santiago, una de las ciudades santas de la cristiandad. Es sin duda, un viaje inolvidable y diferente por España.

Pero no todo en Santiago, gira alrededor del camino, también la gastronomía es parte activa de la cultura de la ciudad. La oferta de restaurantes, tascas y mesones es espectacular, con precios adaptados a todos los bolsillos, y con el denominador común de la calidad. Aquí va a comer mucho y bien. Pruebe los productos de la tierra, especialmente el marisco, el pescado y la ternera. Sabores que le dejarán con ganas de repetir.

 

También es una ciudad llena de arte y cultura, pero también naturaleza. Santiago cuenta con numerosos parques y jardines. El verde intenso lo llena todo, no sólo en su interior, sino también en sus alrededores, donde le esperan montes y bosques en los que abunda la vegetación. Escenarios ideales en los que practicar numerosos deportes, como el senderismo, la pesca o el golf.

El mejor lugar para terminar, después de recorrer el camino de Santiago y empezar a conocer todo que la ciudad tiene que ofrecer, es sin duda el Parador de Santiago, uno de los hoteles más lujosos y bellos, conocido como Hostal dos Reis Católicos, mezcla de historia, arte y tradición, sueño de peregrinos y emblema de Santiago, se sitúa en la Plaza do Obradoiro formando con la catedral un ángulo de espectacular belleza en una de las capitales más visitadas del mundo. Alojarse aquí es hacerlo en un lugar verdaderamente único y exclusivo, donde podrá disfrutar los rayos del sol que iluminan las fachadas en verano y la lluvia hace que un ambiente mágico se apodere de las calles empedradas en invierno

El Hostal nació como Hospital Real en 1499 para albergar a los caminantes que se dirigían en peregrinación a Santiago. En el interior de este Parador Museo, considerado el hotel más antiguo del mundo, descubrirás cuatro claustros preciosos, elegantes estancias, espectaculares habitaciones y un lujoso comedor que ofrece pescados y carnes cocinados a la gallega, además de las clásicas filloas caramelizadas con manzana y crema.

El Hostal dos Reis Católicos, dispone de dos espacios gastronómicos que son de obligada visita: el Restaurante dos Reis y el Enxebre. El primero, ofrece una cocina creativa y puesta al día y el segundo una cocina de tradición gallega y de picoteo. Ambos son exponentes de la mejor cocina gallega, con productos de mercado y de la mayor calidad, maridada con los mejores vinos de las 5 Denominaciones de Origen de Galicia.

El Parador mantiene la costumbre de ofrecer una comida gratuita a los 10 primeros peregrinos que franqueen sus puertas y demuestren haber hecho el Camino.

Las habitaciones son encantadoras y con mucha historia como lo es la denominada  Suite del Cardenal en honor al obispo gallego Quiroga Palacios, es considerada como una de las alcobas más nobles del edificio. Se puede admirar el maravilloso artesonado de madera de estilo mudéjar y otras obras de gran valor, como el sillón frailero del siglo XVII, confeccionado con hilos de oro, y el cuadro barroco de Santa Dorotea. La habitación dispone de dos camas matrimoniales con dosel (1.50 m. cada una), chimenea y techo artesonado, además de un completo baño con bañera y ducha de hidromasaje.

Como se puede observar vale mucho la pena visitar Santiago, hacer el camino, hospedarse en el Parador y aprovechar para descubrir Galicia, donde encontrará playas, bosques mágicos, curiosas tradiciones, pueblos con encanto… Las rutas y caminos a seguir son muchos y muy variados. Le invitamos a descubrirlos.