Papúa Nueva Guinea, hogar de más de 700 tribus

A quien no le gustaría viajar a un lugar donde podemos encontrar naturaleza y costumbres casi sin explorar, así es Papúa Nueva Guinea, que ha sido nombrada como uno de los mejores destinos para visitar en 2017, al ser un paraíso deseoso de ser descubierto por los turistas, donde al llegar uno se encuentran con una naturaleza que prácticamente no ha sido explotada y también con una cultura exquisita con las más de 700 tribus distintas que viven aquí.

Como se mencionó, Papúa Nueva Guinea, es famosa por su diversidad cultural. Hay más de mil comunidades diferenciadas con idioma y cultura propios, lo que es un punto muy importante y de gran interés para el viajero, que es conocer a alguna de las muchas tribus del país y sus costumbres. Una de las más conocidas es la de los Huli.

 

Papúa Nueva Guinea es una isla montañosa de origen volcánico que esta rodeada de varios archipiélagos. Al norte, Nueva Bretaña, Nueva Irlanda y la isla Manus forman el archipiélago Bismarck. Al este, se encuentran el archipiélago de Entrecasteaux y de Tobriand. Apodadas «las islas del paraíso y del amor» por el antropólogo Malinowski, son particularmente interesantes por su cultura tradicional, cuyos habitantes han sabido cuidar y preservar.

 

Papúa Nueva Guinea es una tierra de volcanes. Solo el mar de Bismark ya tiene unos cien. Pero a lo largo de la costa, cerca de Madang es donde se encuentran los mejores lugares volcánicos y de submarinismo. De hecho, la presencia de volcanes es el origen de la fabulosa diversidad geográfica de este país. Manglares, barreras de coral y lagunas bordean las costas de Papúa Nueva Guinea.

 

En Papúa Nueva Guinea, las ciudades que más llaman la atención de turista son Port Moresby, la capital, Lae o Madang. En cualquier caso, Papúa Nueva Guinea es un placer para los sentidos del viajero. Paradisíacas playas, altas montañas ríos primitivos, selvas densas y un rico y bello fondo marino son sólo algunas de las atracciones de un país que tiene el honor de contener el título de uno de los países con más diversidad del mundo en cuanto a cultura se refiere.

Las atracciones principales de Papúa Nueva Guinea están en las áreas del río Sepik y las denominadas Highlands, lo que más llama la atención y despierta el interés son las culturas de los pueblos tradicionales que residen en esas regiones; por lo tanto la mayoría de los visitantes por primera vez estarán encantados de cruzar el Sepik y visitar Tari para ver las relativamente inalteradas tribus de las Tierras Altas.

 

Madang

Madang a menudo se llama “la ciudad más bonita en el Pacífico.” Tiene encantadoras islas del puerto y una costa irregular. La mayoría de los visitantes llegan a Madang ya sea para comenzar o para terminar un crucero por el río Sepik o la bahía de Milne, pero es un lugar que sin duda es interesante por sí mismo. Es una ciudad que resulta una muy buena experiencia para los visitantes por primera vez a Papúa Nueva Guinea, y es uno de los lugares más seguros para los viajeros independientes para explorar. Los visitantes a Madang sentirán un alivio de las presiones de ser constantemente un objeto de la curiosidad a la gente local.

 

Caminar por la ciudad resulta totalmente la mejor manera de conocerla y acercarse un poco a sus costumbres y disfrutar la población de murciélagos frutales que se congregan en un árbol grande cerca del centro de la ciudad, el árbol está literalmente coloreado de negro por los murciélagos graznidos que descansan en el cálido sol de la tarde. Las bandadas de estos murciélagos, también conocidos como zorros voladores, pueden ser vistos volando cerca de la costa durante las horas de la noche, cuando comienzan su patrulla nocturna de la zona.

 

Fuera de la ciudad, se puede practicar el buceo o bucear a lo largo de la costa, donde se podrán observar cañones de coral y naufragios de la Segunda Guerra Mundial, también se podrá explorar algunos de los santuarios de vida silvestre (hogar de aguas termales, cuevas de azufre y aves del paraíso) o simplemente pasar un rato agradable en alguna playa virgen. También puede caminar alrededor de los pueblos costeros cercanos: Siar (casas tradicionales) y Bilbil son dos de los favoritos.

 

Para los que tienen más tiempo o al regreso, recomendamos un mínimo de tres noches en una de las otras islas, como Nueva Bretaña y las islas de Milne Bay. Y por ultimo asistir a tantos bailes locales y festivales culturales como sea posible, ya que resultan totalmente fascinantes, pues por medio de las danzas celebran todo, y podemos observar desde serpientes hasta fuego y látigos. Sin duda resulta un destino totalmente contrastante e interesante, fuera de lo normal.