Hotel Aria Budapest, una estadía musical

El Aria Hotel Budapest es un lujoso hotel boutique con un exquisito diseño inspirado en la música. Para complementar el concepto musical, la visión del diseñador Zoltan Varro fue recrear simultáneamente la rica y lujosa atmósfera de un histórico palacio húngaro, con la calidez y el confort de una residencia privada, en donde el viajero se sienta como en casa.

El Aria Hotel se encuentra en una pintoresca calle junto a la majestuosa Basílica de San Esteban, en el centro de la ciudad de Budapest, en el lado Pest del Danubio. Con el río y el puente de las Cadenas a pocos pasos, el Aria ofrece la ubicación ideal para explorar Budapest a pie, en tranvía o en autobús. El área alrededor del hotel ofrece calles peatonales con numerosos cafés, restaurantes y terrazas. Los huéspedes del Aria Hotel Budapest pueden disfrutar de un paseo de tres minutos a la avenida Andrássy, el bulevar cultural icónico de Budapest, con tiendas de alta costura, restaurantes y la Ópera. Muy cerca podrán encontrar, el edificio del Parlamento de Budapest, que es el edificio más grande y más alto de la ciudad, así como uno de los destinos más populares para los turistas, adornando la ciudad con su iluminación nocturna espectacular.

 

Como característica única cada una de las cuatro alas, del hotel, está dedicada a uno de los cuatro principales géneros de música: Clásica, Ópera, Contemporáneo y Jazz. Cada habitación y suite esta decorada con caricaturas del artista internacionalmente aclamado Joseph Blecha para celebrar las leyendas más importantes del mundo como Maria Callas, Count Basie, Bob Dylan, James Brown y el propio holandés Franz Liszt.

 

Música Clásica

El poder y la belleza de la música clásica se expresa a través de muebles de estilo neobarroco que se han modernizado con formas y colores aerodinámicos.

Los tonos de avellana contrastan con el vívido toque de turquesa para crear un ambiente de elegancia sofisticada, realzado por el drama de candelabros de vidrio de Murano veneciano, techos artesonados y un bosquejo histórico de violín grabado en las alfombras hechas a medida.

 

Jazz

Inspiradas por el ambiente de un club de jazz de 1920, las recamaras de jazz se balancean con el glamour fresco de Hollywood en forma de focos y mesas de escritura de cromo pulido, mezcladas con la áspera rugosidad de los suelos duros, techos de ladrillos expuestos y paredes acentuadas creadas utilizando el ladrillo original del edificio histórico del siglo XIX. Los elementos más destacados de las recamaras  de jazz incluyen mobiliario Art Nouveau y una alfombra personalizada con grabados de saxofón.

 

Ópera

La elegancia y el lujo esperan su llegada en el ala de la ópera. Estas habitaciones se deleitan en el rico conjunto de mobiliario neobarroco modernizado con formas y colores aerodinámicos. Frescos tonos de gris con tonos sensuales de lila y orquídea crean un exuberante y decadente paleta de color. El drama se acentúa con las arañas de cristal venecianas de Murano, las cabeceras de terciopelo y los bosquejos históricos del instrumento musical grabados en las alfombras hechas a medida.

 

Contemporánea

El espíritu brillante y fresco de la música contemporánea se interpreta visualmente a través de la inspiración del estilo Pop Art de los años setenta. Los colores llamativos y los elementos caprichosos que incluyen cabeceras hechas a medida crean un ambiente que es divertido y funky.

 

 

Las diferentes alas de los cuartos no es lo único que llama la atención en este hotel, el impresionante patio acristalado es el corazón del hotel, donde los huéspedes pueden disfrutar de algún coctel mientras disfruta por supuesto de alguna melodía. Lo que hace que el patio de Music Garden sea una maravilla arquitectónica es el recinto de cristal único, que aporta la belleza del aire libre en el interior, permitiendo a los huéspedes una visión clara del cielo y las estrellas, mientras permanecen cómodos en cualquier estación. El primero de su clase en Europa, este techo de cristal único es excepcionalmente hermoso tanto para los huéspedes que miran hacia arriba como los huéspedes que desde sus balcones privados disfrutan y descubren  el jardín, ya que no hay soporte de metal que interrumpa la vista.

 

Para terminar con broche de oro, no podemos dejar de comentar la experiencia culinaria del restaurante y bar del hotel. Respaldado por la muy aclamada marca Gerbeaud.  El legendario Gerbeaud Café de Budapest es uno de los cafés y confiterías más antiguos, grandes y famosos de Europa. Gerbeaud fue establecido en 1858 por Henrik Kugler, y su segundo dueño, Émile Gerbeaud lo hizo mundialmente famoso. El espíritu francés y un ambiente parisino que Émile introdujo en su espléndido establecimiento fue felizmente abrazado por el público de Budapest. El chef de repostería y chocolatero nacido en Suiza también introdujo numerosas innovaciones y calidad de los más altos estándares: los productos horneados estaban bellamente decorados.

 

Sin duda el hospedarse en el Aria Hotel será un experiencia totalmente extraordinaria donde todos los aspectos para una gran estadía serán gratamente satisfechos.