Bungy en Queenstown, Nueva Zelanda

Queenstown denominado como la ‘capital de aventuras del mundo’. Es famoso por ser el lugar de nacimiento de bungy jumping, y la lista de aventuras en las que te puedes meter es enorme. Es raro que un visitante se vaya sin haber probado algo que aumente su ritmo cardíaco, pero Queenstown no solo es adrenalina pues no se puede pasar por alto su gastronomía cosmopolita y su lado artístico, sus hermosos viñedos y la diversa variedad de bares que pueden hacer que las noches sean divertidas.

Como ya se mencionó , es el lugar de nacimiento del bungy. En la década de 1980, un par de jóvenes kiwis, AJ Hackett y Henry van Asch, organizaron la primera operación comercial de bungy jumping de Nueva Zelanda, con un salto desde el histórico puente Kawarau cerca de Queenstown. Desde entonces, Nueva Zelanda se ha convertido en el hogar de bungy, con muchos otros operadores. Bungy jumping es una característica esencial en la lista de todos los temerarios, y no hay mejor lugar para dar el salto que Queenstown.  Ya sea que se elija tímidamente bajar del borde de la plataforma en The Ledge o saltar atrevidamente al abismo de la Nevis Bungy, ¡la experiencia de bungy te garantizará un acelerado ritmo cardíaco y niveles de adrenalina increíbles!

En todo el país se puede saltar desde puentes, escaladas, viaductos ferroviarios, plataformas especialmente construidas sobre los acantilados y techos de estadios.

Para darse una idea de las posibilidades de salto bungy en Nueva Zelanda, aquí hay una lista de algunos lugares épicos de salto bungy.

EL NEVIS BUNGY. Si tienes un mantra “vete a lo grande o vete a casa”, ¿qué te parece hacer el tercer salto de bungy más alto del mundo? Salta desde 134 metros del impresionante cañón de Nevis. ¡Incluso subir a la tortuosa Nevis Road es una actividad de adrenalina!

ROTORUA BUNGY. Bungy saltando con poco presupuesto. Este bungy es la opción de emociones “baratas”. Salta desde 43 m sobre el Parque de Aventuras Agroventures donde puedes hacerlo todo: lancha, columpio gigante, caída libre y “Shweeb“.

THE AUCKLAND HARBOR BRIDGE BUNGY. Este salto bungy te da la oportunidad de sumergirte en el océano desde una gran altura, 40 metros para ser exactos. ¡Salta con una vista de la gran ciudad mientras los botes locales pasan y cuestionas tu cordura!

TAUPO BUNGY. Sumérgete en el agua desde 47m solo o con un amigo. Es agradable compartir la sensación de euforia … o miedo puro. ¡Además, puedes mojar tu cabeza para un acabado refrescante!

HANMER SPRINGS BUNGY JUMP. Como el bungy más bajo de Nueva Zelanda, es mejor decirle a la gente en casa que hiciste un salto bungy, no entrar en detalles … Sin embargo, el bungy de un puente histórico en un entorno de valle alpino es un lugar de salto bastante impresionante !

KAWARAU PUENTE BUNGY. Donde todo comenzó: usted también puede saltar desde el primer salto bungy comercial del mundo, que se lanzó en 1988. Todavía es un lugar muy popular para saltar hoy, y definitivamente es una opción increíble para aquellos que marcan los elementos de su lista de deseos.

EL LEDGE BUNGY. El Ledge Bungy está sujeto alrededor de tu cintura, lo que te permite girar / voltear / caer a tu manera. Intenta saltar de noche para ver las luces de Queenstown mientras caes.

Así que opciones hay muchas y para todos los gustos, lo importante es atreverse y disfrutar del paisaje, la aventura y todo lo que Queenstown tiene para ofrecerte.